domingo, 11 de diciembre de 2016

Nadie sabe para quien trabaja


Luego de dos años decido retomar mi querido blog, he dedicado mucho tiempo al trabajo, he aprendido bastante, he conocido gente interesante, me he nutrido de experiencias profesionales de todos los colegas con los que compartí, pero... he descuidado mi salud, mi vida personal, horas de horas frente a la computadora y la ansiedad han hecho que suba de peso y mis pobres articulaciones que ya estaban débiles, las he perjudicado más.

También ha sucedido que he trabajado tanto y no he gozado económicamente de mi esfuerzo, me han embargado y me siguen embargando cuentas de mi hermano, su empresa estaba a mi nombre, la ha dado de baja, pero no ha cancelado las deudas, así que me siguen descontando, son tantos los descuentos que ya perdí la cuenta de lo que me debe.  Nadie sabe para quien trabaja.

Así que he decidido darle un vuelco a mi vida, preocuparme por mi salud primero, así que he decidido cuidarme, y seguir escribiendo en este blog, que solo leo yo y alguien que pase por acá de casualidad o alguna amiga que todavía me tenga entre sus contactos, a pesar de haber estado ausente.

Ayer amanecí con las manos engarrotadas, con la cara completamente hinchada, pensé que pasaría, pero hoy también pasó lo mismo... así que llegó la hora de preocuparse por mí; ese será mi nuevo proyecto.

Pienso publicar mis avances para ver cómo me va y darme ánimos. La vida por ahora me ha condenado a sentirme sola a pesar de estar rodeada de gente.

Iba a publicar foto de mis manitos, pero mi coquetería femenina, no me lo permite, están bien feitas, espero publicar algo no tan patético la próxima vez.

Orianna


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada